Basquet Masculino

noticias

El Granate sigue con vida
09.06.2019

El Granate sigue con vida

Lanús consiguió un triunfo vital para estirar la serie, con la victoria 74-70 en Gualeguaychú ante Central Entrerriano. El jueves se definirá el ascenso en el Antonio Rotili.

Resurgió de las cenizas, de aquel escenario aciago que implicaba la evaporación de un sueño. Apeló a su fuerza más íntima, y profunda, para moldear una pieza idílica y desatar un abrazo mancomunado y una descarga furiosa de adrenalina.

Lanús saltó a la compleja arena de Central Entrerriano contra las cuerdas, dado que solo le servía un triunfo para evitar la eliminación de las Semifinales. En una noche de sábado épica, el elenco de Ezequiel Vallet completó una prueba de carácter para ganar 74-70, así igualó 2-2 la serie. El ascenso del Torneo Federal se decidirá el jueves en el Microestadio Antonio Rotili, a las 21, en un verdadera cita con el destino.

El Granate llegó golpeado por la clara derrota del jueves, donde lo dominaron y le quitaron la esencia de su funcionamiento. Las dificultades continuaron presentes al cierre del primer tiempo, en el que se retiró abajo 38-25. En esos veinte minutos repitió las falencias en ofensiva, con una rotunda dificultad para anotar, con bajos porcentajes, principalmente de triples. Aunque si exhibió una mejor prestación en defensa, sobre todo con el cuidado de su tablero, para evitar los rebotes ofensivos del rival.

Tras las charlas en vestuarios, Lanús salió al campo con otra actitud y una optimización de sus construcciones en ataque. Kevin Jerez Pilotti (23 puntos y 7 rebotes) comenzó a conducir con sus recursos y se erigió en una tremenda vía de gol, para sumarse a la tarea descomunal de Sebastián Chaine, quien era el único anotador fiable. A pesar de esta mejoría, Central se las ingenió para manejar el tablero 50-39, a falta de 4:40 minutos. Empujado en una cohesión colectiva, con la energía de Franchino y la entrega de Paciotti, Lanús estampó un pasaje 11-3 para clausurar el tercer cuarto abajo 53-50.

El último capítulo brindó todas las emociones, con un abanico de sensaciones, desde la euforia a la angustia. Jerez Pilotti y Chaine continuaron como un dúo dinámico para abastecer la ofensiva. La remontada de Lanús le permitió atrapar la ventaja en el tablero 63-62, a los 5 minutos. En ese momento de ratificación del Granate se suscitó una maniobra desafortunada en defensa, que derivó en la quinta falta de Jerez Pilotti. Parecía que ese golpe podría desmoronar el semblante del equipo de Vallet. No obstante, el plantel no se rindió a la adversidad y con determinación mantuvo la delantera en el tablero 73-67, con 1:40 minutos.

En ese punto se produjo una falla en el suministro eléctrico en el estadio, que interrumpió por varios minutos el juego. Tras la reanudación, el Granate defendió con uñas y dientes, siempre con Chaine como salvador en ataque (terminó con 22 puntos y 13 rebotes). Las dificultades en la línea de libres (21/34) impidieron a Lanús decretar la victoria con anterioridad. Un triple de Capponi puso a Central abajo 73-70, con 10 segundos. Ibáñez Paz metió un libre decisivo y luego el equipo defendió la última para desatar un deshago estruendoso y sellar el triunfo 74-70.

La temporada de Lanús merecía como mínimo un quinto punto, otra noche más para intentar abrazar la gloria. La cita será el jueves, a las 21, en el parquet del bello Antonio Rotili. Se presagia un marco imponente y la vivencia de un partido inolvidable.

 

 

 




 

Noticias relacionadas